El número de casos positivos en COVID-19 registrados en la India superó hoy los 24 millones y eso, unido a la información que ha proliferado sobre una mutación altamente contagiosa del virus, que se está expandiendo y fue descubierta por primera vez en ese país, agrava su situación aún más si cabe.

Según el Ministerio de Salud de la India, el número de muertos por Covid en las últimas 24 horas es nuevamente de 4.000 por tercer día consecutivo.

Algunos Estados de la India han confirmado que tienen la intención de administrar a su población el fármaco antiparasitario Ivermectina para prevenir y curar infecciones graves por Covid, en medio de hospitales abarrotados de pacientes en estado crítico, ha informado Reuters.

El Estado de Goa, un destino turístico popular, emitió comunicado a principios de esta semana, afirmando que administrará Ivermectina a cualquier persona mayor de 18 años, mientras que el Estado de Utarkhand, en el Himalaya inoculará el medicamento a cualquier persona mayor de 2 años, salvo embarazadas y madres lactantes.

La variante india B.1.617 se ha detectado en casos aislados en ocho países, incluidos Canadá y Estados Unidos, dijo un experto en enfermedades infecciosas de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Entre los infectados con esta variante se encuentran pasajeros que llegaron a Panamá y Argentina desde India o Europa. También se han encontrado casos de la variante india en el Caribe, en la isla de Aruba, en el territorio holandés de Sint Maarten y en el territorio francés de ultramar de Guadalupe.

La mutación también se ha encontrado en Gran Bretaña y Singapur, así como en Rusia, que anunció ayer el primer caso registrado.

El Servicio de Salud del Reino Unido dijo que el número de casos confirmados de la variante india en el Reino Unido se duplicó la semana pasada y ahora 1.313 personas están infectadas.

Aún así, Inglaterra mantiene la flexibilización de las medidas y la libertad de circulación, al igual que España, por lo que se espera la llegada de un gran número de turistas a nuestro país (procedentes no solamente del Reino Unido, por supuesto), hecho que, con toda probabilidad originará la propagación de las nuevas variantes de virus.