El día 19 de noviembre entró en vigor el Real Decreto-ley 34/2020, de 17 de noviembre, de medidas urgentes de apoyo a la solvencia empresarial y al sector energético, y en materia tributaria.

 

La esperada rebaja del IVA del 21 % al 4 % en mascarillas quirúrgicas desechables ya es una realidad, pero no es la única medida adoptada para paliar el impacto económico de la crisis, tanto para los consumidores, como para los agentes que intervienen en la comercialización de productos sanitarios.

 

En efecto, en su artículo número 6, el Real Decreto prorroga, la ya existente hasta el 31 de octubre exención de IVA para la adquisición de determinados productos sanitarios por entidades de Derecho Público, clínicas o centros hospitalarios, o entidades privadas de carácter social a las que se refiere el apartado tres del artículo 20 de la Ley 37/1992, de 28 de diciembre, del Impuesto sobre el Valor Añadido, entrando en vigor dicha prórroga el día 1 de noviembre. Por ende, la exención se aplica a todas las adquisiciones por las entidades mencionadas, sin solución de continuidad y hasta el 30 de abril.

Por último, hay que aclarar que, a tenor de lo dispuesto en el art. 6, la exención incluye las “entregas de bienes, importaciones y adquisiciones intracomunitarias”, es decir, a las compras realizadas en España, las realizadas a empresas de otro Estado Miembro y a las importaciones (países no UE).

El listado completo de productos sanitarios exentos se encuentra publicado en el anexo : https://www.boe.es/boe/dias/2020/11/18/pdfs/BOE-A-2020-14368.pdf

 

Como se ha adelantado al principio, el Real Decreto, en su artículo número 7, deja patente la más esperada de las medidas- la bajada del IVA de las mascarillas al 4 %. Esta medida va destinada a abaratar el coste para el consumidor final de ese bien esencial, pero de una forma bastante selectiva, pues solamente se produce la bajada  de gravamen de un tipo de mascarillas.

 

De momento, solo se aplica a las mascarillas quirúrgicas desechables. El resto de productos sanitarios, incluidos todos los demás tipos de mascarillas, siguen estando gravados al 21% para los consumidores y para las empresas y profesionales del sector privado, excepto las entidades a las que se refiere el apartado tres del artículo 20 de la Ley 37/1992, de 28 de diciembre, del Impuesto sobre el Valor Añadido.

 

Igual que en el caso de la exención, la rebaja del IVA se aplica a  “las entregas, importaciones y adquisiciones intracomunitarias”.