Existen varios tipos de pruebas de detección del COVID-19, unas indican si la persona que aporta la muestra tiene la enfermedad y otras permiten conocer si el individuo en cuestión la ha pasado.

PCR o reacción en cadena de la polimerasa: Indica la presencia de la enfermedad y, por ello, es la prueba idónea cuando aparecen síntomas, tales como fiebre, tos, dolor de garganta o cansancio o, cuando es preciso averiguar la existencia del virus, a pesar de la ausencia de síntomas.
El análisis se realiza a partir de una muestra de las secreciones orofaríngeas, introduciendo un hisopo por la garganta y otro por la fosa nasal. Un resultado positivo indica la presencia del virus, uno negativo, sin embargo, da a entender que en el momento de extracción de las muestras el virus no estaba presente.

Tests rápidos de detección de anticuerpos (Ac): Ese tipo de tests detectan si se han desarrollado anticuerpos, después del contacto con el virus. Su utilización es complementaria a la de la PCR, ya que los anticuerpos comienzan a producirse a partir del sexto día de la aparición de los síntomas, por ende, no son un medio viable para la detección de la enfermedad durante ese periodo.

Desde Nosprotegemos ofrecemos la realización de diagnóstico PCR por equipo médico colegiado y para amplios colectivos de población. Más información al 648 418 645.